Internet

De los motivos que me hacen odiarte facultad. Capítulo II

De los motivos que me hacen odiarte facultad. Capítulo II

Por Paula Zelada. Paula escribió esto en Facebook y nos etiquetó a varios invitándonos a que demos alguna opinión sobre el tema. Le pedí permiso para publicar la nota entera también en este blog ya que hace tiempo vengo hablando de lo mismo. Esta es la segunda Parte.

Paula Zelada

Paula Zelada

De los motivos que me hacen odiarte facultad. Capítulo II

Interesante experiencia este pseudo-periodismo digital. Obtuve respuestas en mi facebook y en el de mi compañero César –quien a su vez publicó esta nota en thelemongroup.net– que enriquecieron mi punto de vista, así que procedo a escribir el capítulo 2.

Quizá en esta “segunda entrega” modifique el estilo novela-desahogo ya que me llamó la atención al leer los comentarios, la repetición de determinadas opiniones sobre todo a la hora de defender a la escuela.

Antes que nada, una aclaración válida: la primer nota surgió a modo de descargo, por eso no tuve intención de profundizar en los problemas más estructurales con los que lidiamos, y fue más bien traer a mi memoria el recuerdo del primer día de clases como el momento en que se originó esta mala relación que tengo con la ECI.
No obstante, muchos se quedaron con la crítica a la estética de la facu, y eso fue más que nada un hecho anecdótico y superficial. Pensé que dejaba claro que la queja principal era hacia la escasa formación académica. Aparentemente, no.

Ahora bien, hay quienes recalcaron que volverían a elegir esta escuela porque es mejor, a pesar de todas sus falencias, que las universidades privadas. Y yo concuerdo con ellos en ese punto. Creo que siempre para una carrera de ciencias sociales, la universidad nacional es la mejor elección, más que nada por la apertura y la libertad que brinda. Sin embargo, les propongo dejar de lado la comparación, porque no me parece que aporte nada en este caso. No se trata de evaluar nuestra facultad frente a otras, ni de ver la paja en el ojo ajeno, sino de ser críticos con lo que elegimos.

Hoy, decir que la ECI es un lugar de excelencia académica, es mentirnos a nosotros mismos. Es quedarnos con un discurso desactualizado y ¿por qué no? conformista. Es como una frase hecha que ya no encaja con la realidad.
Vamos a los hechos concretos, al día a día, a nuestra vida de estudiantes. Abran sus libretas de trabajos prácticos y repasen materia por materia y díganme puntualmente ¿cuántos profesores tuvieron que desplieguen “excelencia” al enseñar? ¿Cuántas veces al terminar una clase no podían creer que alguien explicara con claridad y ganas, porque pedir “pasión” ya es mucho?

Yo con suerte, cuento 3 aplaudibles y 4 o 5 que por lo menos intentaban hacer algo. La verdad que teniendo casi 30 materias hechas, me parece que 7/8 profesores rescatables es un promedio bajo, muy bajo. No estoy pidiendo que den clases de primera, hoy por hoy me contento con que den un porcentaje del contenido; con que tengan la amabilidad de seleccionar material interesante aunque tenga que digerirlo sola para rendir. Me sería suficiente que tengan la humildad de evitar esos apuntes escritos por ellos mismos, esas reeinterpretaciones de Marx, Weber, Gramsci que no orientan sino todo lo contrario, confunden. Actualmente, me conformaría con que hagan su trabajo como personas capacitadas que son, y que obviamente saben más que yo.

Miguelito opina

Miguelito opina

Y agrego, que si bien es cierto que hay profesionales de renombre en nuestra Institución, los que dictan clases son los menos. Nunca me voy a olvidar de esa clase en 1 er año cuando por fin entendí qué me estaban queriendo decir en Introducción a la Comunicación, porque el teórico había sido dado por la jefa de cátedra. Grosísima dando clases, sólo que no lo hacía nunca, así, NO ME SIRVE.

Saliendo de este tema en el que podría ahondar hasta el infinito, muchos mencionaron la “bendita” dependencia de Derecho como uno de los factores que afecta nuestro cursado. Concuerdo nuevamente, porque sí, Derecho nos limita económicamente, y nos determina, nos impone actuar en base a lo que ya está decidido. Hay que pedirles permiso para tomar cualquier tipo de decisión presupuestaria, académica y demás.

Pero veo en el slogan “Derecho no nos deja hacer nada” una excusa. Se escudan detrás de eso como si Derecho tuviera que ver con sus faltas y carpetas médicas eternas; con que dicten clases enteras leyendo el apunte o los power points; con que pierdan parciales y nos inventen una calificación (sí, sí a mí eso me pasó); con que en esos manuales que editan, copien y peguen información del Encarta y firmen con su nombre; con que nos manden a la casa de Pepino a averiguar la historia de nueva córdoba, en vez de enseñarnos acerca de la escuela de Birmingham; con que te traten como basura por querer ver tu examen y preguntar el criterio de evaluación.

Que te entreguen la nota de un parcial un mes y medio después; con que pasen todas las clases del cuatrimestre trayendo amigos para que nos cuenten sus experiencias en la gráfica y después nos tomen un parcial de todo el libro que jamás se preocuparon en explicar; con que cortemos papelitos y revistas todo el cuatrimestre; con que tengan un extrañísimo concepto de las nuevas tecnologías; con que nos corrijan ayudantes; con que pasemos horas de clases enteras dictando una consigna y no dando ni 5 cm de la tan famosa y espectacular teoría que supuestamente brinda la nacional!

Sí, tengo que admitirlo, yo soy criticona, soy negativa y estoy cansada de la facultad a estas alturas. Estoy agotada de no ver cambios, de no ver evoluciones. Llegué a 4to año con la esperanza de que como íbamos a ser menos alumnos las cosas podían cambiar. Podía tal vez existir un mayor involucramiento de los profesores, pero no, en mi orientación por lo menos, pasa todo lo contrario. Recién ahora, empezando el segundo cuatrimestre aparece ese grupo rescatable de profesores en 2 materias.

Tipico desayuno en la ECI

Tipico desayuno en la ECI

Agradezco de todas maneras, la actitud positiva que me recomiendan mis compañeros, creánme que a pesar de todo este descargo, en el fondo, la tengo. Pienso seguir estudiando como lo hice siempre, no deja de ser mi objetivo recibirme. A mí tampoco me gusta lo simple, por eso es que tampoco me conformo con ver las cada vez menos cosas positivas de la facultad. Por eso es que hablo y digo todo esto que pienso.

Y hay una última opinión que se reiteró en varias oportunidades: el involucrarse para poder hablar. Justamente en thelemongroup.net, me dejaron una invitación desde la secretaría de la escuela para ir a dar mi postura y plantear soluciones. Honestamente, yo no las tengo. Supongo que los concursos deberían tomarse en serio y hacerse con mayor periodicidad, pero cómo logramos que los profesores den clases como Dios manda, yo no lo sé. No se puede cada vez que uno cursa una materia, plantar una queja a quien corresponda poniendo nuestro nombre y apellido. Reitero, mi intención es recibirme.

Son pocas las veces en que el centro de estudiantes se preocupa por las cuestiones que hacen a nuestra carrera, suelen por lo general intentar modificar realidades macro que nos exceden. No digo que esté mal, alguien tiene que hacerlo. Pero no veo entonces en el centro de estudiantes un mecanismo para hacer que las cosas funcionen. Tampoco creo que metiéndome de ayudante en alguna materia como se me propone, consiga modificar el orden de las cosas. Por el contrario, creo que así, se perpetúa.

Sintetizando, en lo personal crecí en la facultad y aprendí no lo niego. Repito: hay profesores que sí valen la pena, que todavía sienten pasión por lo que hacen, y otros que por lo menos aportan los medios para que uno estudie y se forme, de manera autodidacta si se quiere, pero se forme al fin. Me lamento que en mi caso, el balance dé negativo. Pero aclaro, todo esto, no deja de ser una opinión basada en mi experiencia personal.

Ni siquiera en los ejemplos de situaciones utilicé hechos vividos por otros compañeros, porque así la viví y la vivo yo. A lo mejor, no tuve la suerte de caer en las comisiones interesantes. Sé de compañeros que la pasaron mejor, y me alegro por ellos. Tal vez, fue simplemente mala suerte a la hora de elegir.

DEMASIADA mala suerte.

Comentarios via Facebook:

comentarios

Internet
@cesanz

Muchacho que hace cosas en Internet.

Más sobre Internet

Videos inspiradores para encarar el viernes

Cesar18 Septiembre, 2015

El secreto de los youtubers exitosos

Cesar27 Agosto, 2015

Alphabet es el nuevo padre de Google

Cesar10 Agosto, 2015

Sobre el sitio:

11 años online creando contenido y conversando sobre cultura digital, comunicación, internet y nuevos medios.

Facebook

Copyleft 2016