Comunicación

Mabel Rehnfeldt

Mabel Rehnfeldt

“Señores” ladrones:
Por Mabel Rehnfeldt

En cada billete que usaron en las lujosas camionetas 4 x 4 que ustedes pudieron comprarse con nuestro dinero, nos dejaron sin ambulancia.

Por cada mansión que ustedes levantaron con nuestra plata en los últimos tiempos en los barrios lujosos, con portones basculantes, vidrios blíndex y piedras revestidas, nos dejaron a nosotros sin puestos de salud en los humildes confines del país.
Por cada viaje a Disney que ustedes pagaron a sus hijos e hijas con nuestra plata, nos dejaban a nosotros sin galletas y vasos de leche para los nuestros.

Por cada festejo opulento de casamientos y quince años en locales costosos, con decoraciones excéntricas, orquestas a todo dar y comidas faraónicas, con fotos en sociales y revistas faranduleras, con regalos de vehículos a modelos exuberantes, ustedes nos robaban la comida para nuestras embarazadas y niños desnutridos.
Por cada maletín que ustedes transportaron, mataron un poco más a nuestros niños y niñas que se parecen a sus hijos. Los nuestros, igual que los suyos, tienen la mala costumbre de querer comer, estudiar y soñar.

Por cada recaudación de nuestra plata que ustedes hicieron, nos robaban vida a nosotros. Es la jeringa que falta en nuestros hospitales, los sueros que no tenemos, los antidiarreicos y antiparasitarios que les negamos a nuestros niños.
Cada uno de los robos de ustedes significó dejarnos al resto sin pan, sin educación y sin salud.

Mientras ustedes se pagaban sus lujos con nuestro dinero, nosotros teníamos que contentarnos con las bolsitas de caridad de los supermercados con dos kilos de puchero, cuatro tomates, tres cebollas y seis bananas gestionados por el amor de doña Sara.

Con cada debut de sus hijas, con cada ropa de marca, con las farras a todo dar con las esposas y las amantes, con los lujos de los fines de semana con los que se reían de sus vecinos más pobres, ustedes nos robaban a nosotros.

Con cada vehículo del Estado que ustedes usaban para pasearse; con cada litro de combustible que nos hacían pagar para ir de pesca, a Villa Florida en Semana Santa y a “Floripa” en verano, ustedes nos mataban un poco más.

NUNCA supimos sobre un aduanero destituido pese a que se publicaban estilos de vida, sus mansiones, sus vehículos y sus extravagancias.

NUNCA supimos acerca de un portuario destituido pese a las denuncias de formas de vida que jamás pudieron haberse costeado con un humilde salario.

Ustedes nos robaron la plata, pero también nuestros sueños. Y nunca han pagado por ello. Ustedes están detrás de cada pedido de auxilio de dinero, los rostros de ustedes están detrás de cada lágrima de una madre que no puede pagar terapia intensiva u operar a su hijo.

Los cajones de los cementerios de los pobres tienen los nombres de ustedes escritos en letras de oro.

Tengo la tentación de llamarlos LADRONES. Pero ustedes no son menos que aquellos CRIMINALES que les permitieron robarnos. Sus jefes de Aduanas y Puertos, aquellos que sabían bien cómo ustedes vivían y de dónde salía el dinero, y nunca los sumariaron. Y los de más arriba, las más altas autoridades del gobierno y los “padrinos” políticos, que les permitían sus fechorías a cambio de recibir la parte gruesa de los “maletines”.

Ruego a Dios por la justicia terrenal, aunque tenga pocas esperanzas en ella.
Pero de la divina, estoy segura de que no se salvan.

Amén.

Posteado por Mabel Rehnfeldt el 07/09/2008 en el blog “El dedo en la llaga” del diario online paraguayo ABC Digital.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comunicación
@cesanz

Muchacho que hace cosas en Internet.

Más sobre Comunicación

La importancia de la alfabetización informacional y la educación mediática

Cesar29 marzo, 2017

Investigadoras de Microsoft opinan sobre la inteligencia artificial

Cesar12 enero, 2017

Cómo no dejé mi trabajo para viajar

Cesar5 octubre, 2016

Sobre el sitio:

11 años online creando contenido y conversando sobre cultura digital, comunicación, internet y nuevos medios.

Facebook

Copyleft 2017