Comunicación

Evitemos el narcisismo conversacional

Evitemos el narcisismo conversacional

Cuando hablamos de los pros y contras de tener una buena conversación lo ideal sería que se mantengan preguntas y respuestas en un ida y vuelta constante, pero la realidad es que la mayoría de las personas parecen disfrutar sin preguntar nada en absoluto. La gente muere por llamar la atención y llevan esto a sus conversaciones, a las que consideran una competencia en la que el ganador es capaz de mantener la atención en sí mismo tanto como sea posible. Y esto está convirtiendo la habilidad de una conversación agradable en un arte perdido.

El narcisismo conversacional

En el libro “En la búsqueda de la atención“, el sociólogo Charles Derber comparte los resultados fascinantes de un estudio realizado sobre las interacciones cara a cara, en la que los investigadores observaron 1.500 conversaciones y registraron cómo las personas negociaban y competían por la atención. El Dr. Derber descubrió que a pesar de las buenas intenciones, y muchas veces sin ser conscientes de ello, la mayoría de la gente lucha con lo que él ha denominado “el narcisismo conversacional”.

Los narcisistas de la conversación siempre tratan de desviar la atención de los demás para sí mismos. Tu primera reacción a esta declaración es probable que sea, “Yo no hago eso, pero conozco a alguien que lo hace!”. Pero no es tan simple. El narcisismo conversacional toma formas mucho más sutiles, y todos somos culpables de ella de vez en cuando. Todo el mundo ha sentido que le pica todo el cuerpo esperando que alguien deje de hablar para así saltar; fingimos estar escuchando atentamente, pero realmente estábamos concentrados en lo que estábamos a punto de decir una vez que encontramos un espacio.

Así que hoy vamos a discutir las formas en que el narcisismo conversacional se cuela en nuestras interacciones con los demás. Si bien puede parecer un poco extraño que las conversaciones pueden ser analizadas profundamente, la investigación del Dr. Derber está llena de algunas ideas realmente brillantes que ayudan a ver cómo se desarrolla una conversación y cómo se puede caer fácilmente en la trampa del narcisismo conversacional.

El placer sin igual de una buena conversación

Antes de entrar en las formas que toma el narcisismo conversacional, hablemos de las razones por las que debemos preocuparnos por la salud de las conversaciones en primer lugar.

Sabemos que la conversación es una herramienta muy valiosa en la construcción del carisma y el trabajo con otros, si se trata de negocios o por placer. Pero también es una parte vital de cumplir una profunda necesidad humana que tenemos como animales sociales.

Al terminar una reunión con amigos, tomando unas cervezas, hablando y riendo toda la noche tu cerebro siente una profunda sensación de satisfacción y placer. Ese es el efecto de una gran conversación, añade felicidad y riqueza a nuestras vidas.

Sin embargo, el disfrute de una buena conversación se está convirtiendo en una rareza en estos días. Estamos teniendo menos interacciones cara a cara, y por lo tanto cuando nos reunimos en carne y hueso, nuestras habilidades sociales pueden estar un poco oxidadas. Así que todos podemos mejorar en el arte de la conversación y cómo hacer que grandes conversaciones ocurran más frecuentemente en nuestras vidas.

Conversaciones: Competencia vs Cooperación

La calidad de cualquier interacción depende de las tendencias de los implicados para buscar y compartir la atención. La competencia se desarrolla cuando la gente trata de centrar la atención principalmente en sí mismos; la cooperación se produce cuando los participantes están dispuestos y son capaces de crearla. -Dr. Charles Derber

Una buena conversación es una cosa interesante; no puede ser un único esfuerzo individual, tiene que ser un esfuerzo de grupo. Cada uno tiene que sacrificar un poco para el beneficio del grupo en su conjunto y, en última instancia, para aumentar el placer de cada individuo. Es como una canción en la que el ritmo es de suma importancia, y cada persona del grupo debe contribuir a mantener ese ritmo. Si una persona insiste con una nota puede destruir toda la música.

Es por eso que es tan importante que las conversaciones sean cooperativas en lugar de crear competencia. Sin embargo, muchos quieren ver si pueden tener una ventaja sobre las otras personas en el grupo girando la atención sobre sí mismos tanto como sea posible. Esto se logra a través de las tácticas sutiles de narcisismo conversacional.

¿Cómo se manifiesta el narcisismo conversacional?

¿Cómo funciona el narcisismo conversacional y cómo puede descarrilar lo que podría haber sido una gran interacción cara a cara?

Durante una conversación, cada persona hace iniciativas. Estas iniciativas pueden ser para dar atención o para llamar la atención. Los narcisistas conversacionales se concentran más en esto último, ya que se centran en gratificar sus necesidades propias. Las iniciativas para llamar la atención pueden tomar dos formas: activo y pasivo.

El narcisismo conversacional activo

La respuesta que una persona da a lo que alguien dice puede adoptar dos formas: el cambio de respuesta o el apoyo a la respuesta. El apoyo mantiene la atención en el interlocutor y sobre el tema que él o ella ha introducido. El cambio de respuesta es un intento de establecer el escenario para que la otra persona cambie el tema y dirija la atención sobre sí mismo. Veamos un ejemplo de la diferencia entre los dos:

Apoyo a la Respuesta

Juan: Estoy pensando en comprar un auto nuevo.
José: ¿Sí? ¿Qué marca?

Cambio de Respuesta

Juan: Estoy pensando en comprar un auto nuevo.
José: ¿Sí? Yo también estoy pensando en comprar un auto nuevo.
Juan: ¿En serio?.
José: Sí, ayer probé un BMW y fue increíble.

En el primer ejemplo, José mantuvo la atención sobre Juan con el apoyo de respuesta. En el segundo ejemplo, José intenta desviar la conversación a sí mismo con un cambio de respuesta.

El cambio de respuesta, aunque a menudo muy sutil, es una transición para disfrazar la respuesta antes de hacer un comentario acerca de sí mismo. “Ah, sí?” Y luego van a vincular su respuesta en el tema que le interesa, “Yo también estoy pensando en comprar un auto nuevo”

Ahora es importante señalar que un cambio de respuesta simplemente abre la oportunidad para que una persona llame la atención, pero no significa necesariamente que va a cambiar el tema. Es una cuestión de intención. Es posible que simplemente busque poner en relieve lo que la otra persona ha dicho y compartir un poco de su propia experiencia antes de llevar la conversación hacia la otra persona de nuevo. Esa es una parte sana y natural de la conversación. Volvamos a José y Juan:

Juan: Estoy pensando en comprar un auto nuevo.
José: ¿Sí? Yo también estoy pensando en comprar un auto nuevo.
Juan: ¿En serio? Tal vez podríamos ir juntos mirar algunos.
José: Claro. ¿En qué modelos pensas?
Juan: Esa es la cosa, no estoy seguro ni por dónde empezar.
José: Bueno, ¿Cuáles son las cosas más importantes para vos? ¿Que sea barato, el gasto en combustible, querés una 4×4, un auto pequeño?

José intervino acerca de sí mismo, pero luego volvió de nuevo la conversación hacia Juan. El narcisista conversacional activo, por otra parte, mantienen la conversación sobre sí mismo hasta que la atención se ha desplazado totalmente a él.

Juan: Estoy pensando en comprar un auto nuevo.
José: ¿Sí? Yo también estoy pensando en comprar un auto nuevo.
Juan: ¿En serio? Tal vez podríamos ir juntos mirar algunos.
José: Sí, ayer probé un BMW y fue increíble.
Juan: Wow, pero bueno, yo ahora no puedo tener un deportivo.
José: Yo quiero algo con mucha potencia y asientos de cuero. ¿Alguna vez te conté sobre mi amigo que tiene un Ferrari y me invitó a dar una vuelta? ¡Qué autazo!.
James: ¿Cuál de tus amigos tiene un Ferrari?

La mayoría de los narcisistas conversacionales son cuidadosos y no son groseros, mezclarán su apoyo y el cambio a las respuestas usando sólo unos cuantos turnos hasta que, finalmente, el tema se desplaza por completo hacia ellos y tienen éxito cuando provocan una respuesta de apoyo. “¿Cuál de tus amigos tiene un Ferrari?”

En resumen, está bien compartir cosas sobre uno mismo, siempre y cuando la conversación vuelva de nuevo a la persona que inició el tema. La mejor regla a seguir es simplemente no saltar demasiado pronto con algo de uno mismo; cuanto antes suceda esto, más probabilidades hay de estar haciendo una obra de teatro para llamar la atención sobre uno mismo. En su lugar, deje que la otra persona cuente la mayor parte de su historia o problema en primer lugar, y luego comparta su propia experiencia.

El narcisismo conversacional pasivo

El narcisismo conversacional puede tomar una forma aún más sutil. En vez de llevar la conversación a sí mismos y tratar de iniciar un nuevo tema, los narcisistas conversacionales pueden simplemente retener su respuesta de apoyo hasta que el tema de la otra persona se marchite y ahí puedan tomar la palabra.

Para entender cómo funciona esto, veamos tres formas de respuestas de apoyo:

  • Asentir: Reconocimientos mínimos de que estás escuchando; “Sí”, “Ajá”, “Mmm”, “Seguro”.
  • Afirmaciones de apoyo: Reconocimientos que demuestran que estás escuchando; “Eso está muy bien.” “Si, podés hacer eso.” “Eso no es correcto.”
  • Preguntas de apoyo: Preguntas que demuestran que no sólo se está escuchando y estás interesado ​​en saber más; “¿Por qué te sentís así?” “¿Cuál fue su respuesta cuando dijiste eso? “¿Qué vas a hacer ahora?”

Un narcisista conversacional puede matar una historia mediante la retención estas respuestas de apoyo, sobre todo por no hacer ninguna pregunta. La etiqueta dicta a no divagar y compartir todos los detalles de una historia de una. Contamos un poco, y luego esperamos más preguntas, así sabemos que la persona con la que estamos hablando está interesada en lo que tenemos que decir. En ausencia de tales cuestiones, el orador comenzará a dudar de que lo que está diciendo es interesante. Así que va a dejar de hablar y volver la atención a la otra persona. Una victoria para el narcisista conversacional.

Cómo convertirse en un maestro del arte de la conversación

Evitar ser un narcisista conversacional es el camino a convertirse en un conversador competente y carismático. Una vez que alguien introduce un tema, tu trabajo consiste en extraer la narrativa, dándole ánimo en forma de reconocimientos a fondo alrededor del relato haciendo afirmaciones y preguntas de apoyo. Una vez que el tema ha llegado a su fin, introducir tu propio tema.

Sin embargo, como hemos mencionado antes, se necesitan dos para bailar un tango. Ahora es el turno de la otra persona para hacer preguntas. Y si no lo hace, volvemos a escuchar un monólogo interminable donde sólo queda sonreír y disfrutar de la cerveza. O levantarse educadamente, despedirse y buscar otra conversación interesante.

Para eso, veamos este video de “Cómo terminar una conversación”

Fuente: www.artofmanliness.com

Comentarios via Facebook:

comentarios

Comunicación
@cesanz

Muchacho que hace cosas en Internet.

Más sobre Comunicación

sissi-bici

Cómo no dejé mi trabajo para viajar

Cesar5 octubre, 2016
Rogue-One-Star-Wars-clip

Rogue One: Una historia de Star Wars – Celebration Clip

Cesar15 julio, 2016
granjas-verticales-interior

Seis tecnologías que cambian el futuro de los alimentos

Cesar2 julio, 2016
New @KelloggsNYC cereal cafe offers dishes featuring Kellogg's cereals combined with unique ingredients, all served with a side of fun. (PRNewsFoto/Kellogg Company)

Se viene el paraíso de los cereales de la mano de Kellogg’s

Cesar30 junio, 2016

Musicmap, el universo musical online

Cesar8 junio, 2016
hombre-culto

3 atributos del hombre culto

Cesar11 noviembre, 2015

Sobre el sitio:

11 años online creando contenido y conversando sobre cultura digital, comunicación, internet y nuevos medios.

Facebook

Copyleft 2016