Coberturas

PREPARÁNDONOS PARA EL SHOW DE PAUL MCCARTNEY.

PREPARÁNDONOS PARA EL SHOW DE PAUL MCCARTNEY.

ASÍ SE VIVIÓ LA PREVIA EN URUGUAY
Por Denise Hutter. @denisehutterz

Fotografía por Jimmy Baikovicius. "jikatu"en Flickr.

“Puntualidad inglesa” pedían los medios uruguayos, y la gente se tomó la advertencia en serio. A las 15:00 hs. del domingo, la fila para ingresar al estadio daba vuelta a la manzana y se perdía de vista. De fondo no se escuchaba una música cualquiera, sino la voz del propio Paul McCartney haciendo su segunda prueba de sonido –como su último concierto había sido el 29 de marzo, el Sir prefirió asegurar la calidad de su show uruguayo ensayando el sábado y el domingo de tarde.

Cuando la prueba de sonido finalizó se abrieron los portones del estadio, y tras unos minutos de espera subió a escena el único telonero de la noche: Martín Buscaglia. Los días anteriores la prensa del país vecino había mostrado su preocupación, diciendo que la producción no había logrado cerrar números con el cantante uruguayo Rubén “El Negro” Rada (hace unos años tuvo mucho éxito en Argentina y recorrió los programas de chimentos que se consumen en Paraguay, capaz lo escucharon ahí con su “Cha-Cha-Muchacha”). Tampoco fue exitosa la negociación con el grupo de tango electrónico Bajofondo, la segunda opción de los productores para telonear a McCartney. Finalmente el contrato se cerró con Buscaglia. El hijo del reconocido compositor Horacio Buscaglia presentó tres temas (el público mostró su alivio cuando anunció que el tercero sería el último) de su show “Hombre orquesta”: básicamente consiste en ejecutar en vivo un instrumento fabricado por él o encontrado en algún extraño rincón del mundo durante unos 10 segundos. Luego el sonido de ese instrumento sigue sonando en una pista pre-grabada, para que él tome otro instrumento, lo toque durante otros 10 segundos, y luego el sonido se sume a la pista que cada 10 segundos va incorporando un nuevo instrumento. ¿Se entiende? Si me permiten decirlo es novedoso, pero no me pareció armoniosa su manera de incorporar los sonidos. Más que música, hizo ruido. Tengan en cuenta que entre las 55mil personas presentes en el Estadio Centenario de Montevideo había gente de edades MUY diferentes. La gran mayoría escuchaba a Buscaglia sin entender qué estaba haciendo.

El “hijo de” abandonó el escenario a las 19:00 hs. El estadio quedó en silencio durante hora y media, y puntualmente a las 20:30 comenzó una proyección que resumió en 30 minutos la vida y la carrera de Macca. Videos de Los Beatles, de Wings, de su carrera solista, fotos de esos momentos de su vida extraídas de su archivo personal… Es difícil prestar atención a una animación de 30 minutos como previa a un concierto, pero recomiendo que el martes en el Defensores del Chaco lo hagan, porque van a sentir que están conociendo a Paul profundamente. Miren sus fotos con Linda, escuchen las versiones de “We can work it out”, “Don’t Say Goodbye” y “Twist & Shout” que suenan de fondo… Atiendan tranquilos, aprovechen esos 30 minutos.

Fotografía por jikatu en Flick.

Vestido con un saco azul eléctrico abotonado hasta el cuello como en sus tiempos de Beatle, y pantalón negro con detalles azules a los costados, el Sir subió a escena exactamente a las 21hs. En la gira “On the Run”, que arrancó en 2011 y lleva 12 países recorridos, abrió los recitales unas veces con el tema “Magical Mistery Tour” y otras con “Hello Goodbye”. En Uruguay lo hizo –para mi alegría, no sé qué hubieran preferido ustedes- con la segunda opción. Después de lanzar en un perfecto castellano (aunque con acento rioplatense) un “¿Cómo va, Montevideo? Buenos noches, uruguashos!”, tocó “Junior’s Farm” de su etapa en Wings, y regresó a la era Beatle con “All my loving”.

Tras ese tercer tema el concierto ya era una fiesta. Paul bromeaba en castellano, valiéndose de dos copiatines: uno lo había pegado al piso, al lado del micrófono, y el otro al lado del piano. Hablaba en español mirando de reojo su ayuda memoria, y recordando las clases que tomó cuando era chico, y en las que aprendió frases que nunca pudo poner en práctica como “Tres conejos en un árbol tocando el tambor. Que sí, que no, que sí lo he visto yo”. Nosotros le festejábamos todos esos chistes. Ya estábamos entregados.

Para el quinto tema (“Got to get you into my life”) el Sir tenía calor. Se quitó el saco azul dejando ver una impecable camisa blanca con tiradores negros, dejó el bajo a un costado y agarró la guitarra para rockear al son de “Let me roll it”. Al final del tema soltó la guitarra y cuando creímos que volvería al bajo, nos sorprendió anunciando que tocaría con la guitarra original que usaba en los años ’60. Daba ganas de hacer reverencias.

Después de lucirse en la guitarra pasó al piano. Interpretó “The long and windly road” y “1985”, y después se puso meloso y le dedicó a su esposa Nancy “My Valentine”. Antes de tocar ese tema pidió que prestáramos atención al video que aparecería en las pantallas de los costados ya que nunca antes lo había mostrado en un concierto: era un hombre traduciendo la letra de la canción al lenguaje de señas. “Acabo de estrenarlo pero seguro que en minutos aparece en Youtube o en algún blog. Me impresionan esas cosas!”, rió al terminar de cantar. El momento romántico llegó a su fin con “I’m amazed”, luego de lo cual volvió a la guitarra.

-“Liverpool!! Suárez!!”, gritó haciendo alusión al jugador uruguayo que actualmente está en las filas del club de su ciudad natal, y advirtiendo que hablaría en inglés (porque en toda la noche habló más en castellano que otra cosa) contó que los problemas que Sudamérica atravesaba en la época de los gobiernos dictatoriales lo llevó a componer “Blackbird” sin saber si en nuestro continente algún día escucharíamos esa canción. La interpretó con mucho sentimiento, y el público se lo agradeció con una ovación. Pero el momento más emotivo de la noche fue para mí el que le siguió, cuando le dedicó a John Lennon el tema “Here Today”, confesando que lo escribió para sacarse de encima todas las palabras que nunca se animó a decirle a John o que no llegó a decirle por culpa de Chapman. Ahí sí que no voló una mosca en todo el estadio. Como si se hubiera puesto de acuerdo, el público le dio a Macca un momento de intimidad para hablarle a la memoria de su amigo.

Fotografía por jikatu en Flickr.

A pesar de la emotividad de ese momento los decibeles no bajaron. La fiesta recomenzó cuando, al terminar “Here Today”, agarró un banjo y tocó “Dance tonight” mientras el baterista (el de mayor carisma de la banda y un robacámaras de primera) se puso a bailar improvisando una coreografía que hizo reír a todo el Centenario. Del banjo pasó al ukelele, haciendo una versión de “Something” y contando cómo George Harrisson y él compusieron el tema. Después de un minuto de tema a puro ukelele y voz, se sumó el resto de la banda con toda su fuerza.

El factor sorpresa para quienes creían que solo tocaría los temas de la gira “On the run” llegó cuando empezó a entonar “Ob-la-di Ob-la-da”. El público uruguayo, me animaría a decir que incluso más tranquilo que el paraguayo, había estado sentado durante todo el show y se paró recién en este tema.

“Back in the U.S.S.R.”, “I’ve Got a Feeling” y “Give Peace a Chance” sonaron antes de “Let It Be”, canción que llevó a las 55mil personas presentes en el estadio a iluminar la noche con encendedores o la pantalla de sus teléfonos. Pero el punto máximo del show fue en “Live and Let Die”, cuando fuegos artificiales colocados en el sector de graderías empezaron a explotar al ritmo de la música dándole todavía más fuerza a los acordes de Anderson, Ray y McCartney. Obviamente no podían dejar el escenario sin tocar “Hey Jude”, así que lo hicieron y se despidieron del público uruguayo… o amagaron hacerlo. Apenas el público coreó pidiendo “otra”, la banda volvió para interpretar de corrido los clásicos “Lady Madonna”, “Day Tripper” y “Get Back”. Un segundo amague –que nadie creyó y que espero que nadie crea acá, porque es triste que el artista vuelva a escena y vea que la mitad del público se fue-, los hizo abandonar el escenario para regresar con los que realmente serían los dos últimos temas de la noche: “Yesterday” y “Carry That Weight”.

Eran las 23:45 hs. cuando Macca y sus 4 compañeros abandonaron el estadio, tras casi 3 horas de show en las que el Sir de 69 años no tomó agua, no paró a descansar ni se retiró de escena para cambiarse. Al menos en apariencia terminó el concierto con la misma energía con que lo había empezado, demostrando que los rockeros de cepa tienen aguante, y que por algo es la leyenda viva de la música más grande de la actualidad.

Fotografia por jikatu en Flickr.

SETLIST PAUL MCCARTNEY – URUGUAY 15/04/12
Hello Goodbye
Junior’s Farm (Wings)
All My Loving
Jet (Wings)
Got to get you into my life
Sing the Changes (The Fireman)
The Night Before
Let Me Roll It (Wings)
Paperback Writer
The Long and Winding Road
Nineteen Hundred and Eighty-Five (Wings)
My Valentine
Maybe I’m Amazed
I’m looking though you
Two of us (Wings)
Blackbird
Here Today
Dance Tonight
Mrs. Vanderbilt
Eleanor Rigby
Something
Band on the Run (Wings)
Ob-la-di Ob-la-da
Back in the U.S.S.R.
I’ve Got a Feeling
Give Peace a Chance
Let It Be
Live and let Die
Hey Jude
DESPEDIDA 1
Lady Madonna
Day Tripper
Get Back
DESPEDIDA 2
Yesterday
Carry That Weight

Comentarios via Facebook:

comentarios

Coberturas
@cesanz

Muchacho que hace cosas en Internet.

Más sobre Coberturas

huawei-paraguay-2015

Mi experiencia con el Huawei Ascend Mate 7 contada en GIFS y otras historias

Cesar10 septiembre, 2015
DSCN1615

Salgo mucho a veces vuelvo [Aniversario Shamrock]

Cesar2 marzo, 2015
code-conferencia

El CODE ya tiene 600 inscriptos y se muda al BCP

Cesar18 septiembre, 2014
bannerbatalla

Batalla de bandas online para ganar un lugar en el KilkFest

Cesar12 septiembre, 2014
hina1

#CampusHina: Día 1

Gissela22 marzo, 2013
Hina-Taller

#CampusHina: El Por qué me vas a leer los siguientes jueves

Gissela18 marzo, 2013

Sobre el sitio:

11 años online creando contenido y conversando sobre cultura digital, comunicación, internet y nuevos medios.

Facebook

Copyleft 2016