Comunicación

TOC TOC

TOC TOC

Por Anibal Rey. Director en Creatividad y Planificación Estratégica de Ojo de Pez. Uruguayo de 43 años con una hija de 8. Hace 20 que trabaja en publicidad y 10 en docencia.

No es nada nuevo el hecho de que la mayoría de nosotros, más que vivir la vida, nos pasemos editándola.

Hace ya bastante, nos hemos transformado en voyeurs de tiempo completo, asomados a cientos de ventanas-hora (hasta hace no mucho no entendía por qué se las llamó Windows y no Doors, pero ahora lo comprendo mejor: la puerta no te deja ver qué hay dentro y abrirla supone trasponer un umbral de confort , mientras una ventana, me permite espiar desde fuera sin el compromiso que implica pasar).

Y así, entre clicks y dedazos, vamos copiando y pegando las piezas de nuestro Gran-Rompecabezas-Diario- Personal. No es raro que la gente cada vez lea menos periódicos impresos, vea poca o ninguna televisión (yo) o ya no encienda la radio a la hora del desayuno (yo otra vez).

Es mucho más interesante enterarte de la vida y obra de tus amigos o conocidos, o aún saber lo que pasa en el planeta desde su perspectiva cercana, teniendo encima la posibilidad de modificar y aportar contenidos propios al merengue social.

La alternativa? Asistir pasivamente al drama cotidiano de políticos que jamás van a darte ni la hora o de celebridades más o menos lejanas a las que le importás un pepino. Todo manejado por corporaciones o tipos llenos de plata para los que sos poco más que un puto daño colateral en sus estadísticas.

La Red le entregó a las personas un poder hasta no hace tanto reservado a los gobiernos y a los grandes capitales dueños de todo. Y si esto no resulta cierto, al menos nos están haciendo muy bien el verso… ( )

En todo caso…esa sensación de ser productor de contenidos propios además de consumidor de los ajenos, nos ha vuelto terriblemente críticos para con todo aquello que tenga olor a ¨comprá ché, boludo¨.

Y no digo que de pronto, la humanidad reniegue de las marcas. Al contrario, somos –perdón Naomi Klein- una tribu planetaria del Sí Logo, y nos ponemos densos cuando nos enamoramos de algo.

Estoy convencido que un hindú fanático de Puma sabe tanto sobre los lanzamientos para la temporada 2012 como un pibe de Villa Morra. Y los dos – el hindú y el paraguayo- van a torcer la boca de la misma manera si osás sugerirles que Adidas tiene mejores diseños. Pedazo de hereje.

Yo mismo – un sobreviviente de la generación X, una de las más politizadas del pasado siglo- ya no me conmuevo ni me apasiono por los discursos teñidos de ideología…pero lloro como una colegiala al revisitar la keynote de Jobs mostrando el I-book G3 Tangerine con manijita del 97.

La gran cuestión es que nos sentimos tan poderosos que sólo toleramos y cultivamos aquello a lo que decidimos amar apasionadamente.

Y el amor –ya sabemos- no admite multitudes.

El resto, el 99 por ciento de las marcas no amadas, deberá contentarse con nuestro voyeurismo y – a lo sumo- con asomarse por la ventana para tirarnos piedritas a los cristales.

Así pues, tenemos, cientos de miles de oferentes, millones de ofertas, un montón de ventanas nuevas por día y una sola puerta, cerrada. Es claro que en estas circunstancias, la capacidad atencional se reduce exponencialmente.

Y está en los ojos de los que más querés. Mi hija de 8 años tiene –baboserías aparte- una inteligencia innata relevante. Pero su foco muda casi permanentemente. Y eso dificulta el aprendizaje sistemático de cualquier cosa (el caso replica en la mayoría de sus compañeros según he aprendido en las reuniones de padres del cole).

Entonces: hay una salida que no sea por la ventana?
Puede ser.

Hace más de un siglo, Gropius y su Bauhaus consagraban una máxima de la que luego Apple se haría eco: “menos es más”. Hoy, la multiplicación constante de estímulos y un prosumidor dotado de un sentido crítico sin precedentes, obliga a las marcas y a sus trovadores digitales a simplificar y volver a simplificar antes de ofrecer cualquier cosa al mercado.

Ejemplos sobran. No voy a redundar hablando de la fiebre por todo lo slim y lo intuitivo…

Pero para cerrar, voy a referir brevemente sobre dos de mis grandes pasiones: el gaming y la publicidad.

Hablando de jugar…podía alguien suponer que en medio de la escalada de FPS con calidad casi cinematográfica y tramas tan intrincadas como lo más clásico de los Wachowski, un grupo de pájaros sin alas podía triunfar en territorio gamer? Nope…

Y los pájaros rabiosos solo fueron un inicio: hace un par de meses Alex Ayala, responsable del “Rincón del Geek” (favor googlear) me mostró ¨Faraway” un juego de sencillez espartana, protagonizado por un pequeño cometa que vagaba por el espacio en medio de un universo de gráficos vectoriales dignos de las primeras consolas Atari.

La clave? Un mensaje que llegaba al corazón con un discurso cuasi existencialista. Los tipos lograron ponerle alma al viejo Asteroids y los genios de Aspyre perdieron unos cuantos pelos más…simple.

Y la lista suma y sigue: casos como los de World of Goo, Minecraft, Super Meat Boy o Limbo, tienen la simplicidad heredada de los clásicos Pac Mans o Space Invaders.

Son juegos intuitivos, carismáticos y fáciles de decodificar que no exigen un manual de uso y que resultan ideales para desafiar las habilidades cuando no tenés demasiado tiempo ni demasiada concentración disponible.

Me encanta la publicidad que busca por caminos nuevos…miro la campaña de Telefónica de Walter, el pibe ochentoso descongelado y me sigo riendo…y aún me gusta encontrar algún detalle escondido en la campaña de Jesús del Clio 2…o vuelvo a sorprenderme con la belleza mínima de “Gueropa” para Clio MTV, hermoso Cannes del ´98 para Argentina.

Pero esos formatos, que aún hoy gozan de una salud estupenda (que siga por favor), están compartiendo cartel con ideas puras que apuntan a simplificar en lugar de complejizar los mensajes.

Hay algo más básico y encantador que ¨Padres en Slips¨ ? (ahora mismo en Youtube 1,2 y 3)
No querés ver a tu viejo medio desnudo este verano? Comprale un aire acondicionado.
“Cómo no lo ví yo primero”? “Si era tan simple!” Te dan ganas de decir…

O hacer algo tan pequeño como comercializar un micro ondas que en lugar de hacer pi pase tu música favorita cuando termina de cocinar…(Quick Chef Music en Youtube).

Hablando de la simplicidad Apple, “8 segundos de silencio por Steve”, es un caso mínimo para apoyar a una causa enorme a través de la I Tunes Store.

Acá cerquita, en el Chaco Argentino, Cerveza Norte hace el “Photostop”: una señal lumínica instalada en las champañeras que se activa un segundo antes que el flash de las cámaras para que no te maten en el Facebook con fotos de tu noche incriminatoria.

En Uruguay, Aguerrebere, la pinturería más tradicional de Montevideo, entregó el diario El País del Domingo con una edición vieja de regalo, para facilitarte la tarea a la hora de pintar.

Yendo a algo más grande, Diesel propone una línea de championes para ¨patear traseros¨y muestra eso: gente pateándole el culo a otra gente. Simple. De nuevo.

O –para citar un caso local- retrasar una hora la entrega de los delivery es una forma de lograr que la gente experimente la sensación de hambre durante un rato y la opinión pública tome conciencia sobre el problema (Banco de Alimentos 2011 – Oniria).

Volvemos a lo básico? Apuntamos a lo elemental?
Probablemente…

Todos estos, son casos de 2 años atrás como mucho… Y no creo que sea una moda.
Es sí, el signo de estos tiempos, donde la sobresaturación de mensajes y el exceso de ruido nos hace mirar para los lugares donde hay mas aire y más silencios.

Creo que es el mejor camino, teniendo como tenemos la atención cada día más fragmentada y fugaz.

Y está bueno. A lo mejor, quizás así, todos –marcas y prosumidores- logramos abrirnos alguna puerta.

Y mirarnos a los ojos. En lugar de seguir asomados a tanta ventana.

Cerrar sesión Aníbal.

Comentarios via Facebook:

comentarios

  • Sergio Fernández

    SEÑOR POST!

    Me quedo con esta frase: “[..] Nos sentimos tan poderosos que sólo toleramos y cultivamos aquello a lo que decidimos amar apasionadamente. Y el amor –ya sabemos- no admite multitudes.”

    • un abrazo sergio. me pone muy feliz que lo hayas apreciado. de verdad.

  • Simplemente delicioso el post.. un abrazo al Gran Anibal Rey 🙂

    • gracias de verdad mi amiga del alma.

  • Daniela Guzmán

    UN APLAUSO… me encantó todo. Que placer leer y re leer varias veces la misma frase y encontrarle un gustito a todo lo que ibas diciendo. Vas a tener que escribir mas, por favor escribí MAS =)

  • FLW

    Que mierda de divague que va por todas partes sin decir nada. bleh. No hables con autoridad sobre cosas que no fueron tu pasion siempre. Los juegos simples siempre existieron, ninguna novedad. Pero la simplicidad es engañosa. Has jugado Limbo? o Minecraft? Yo si, y termine Limbo, nada facil. Y te cuento que es mas facil terminar la campaña de MW3 que Angry Birds.

  • Alejandro Luzardi

    Excelente post la verdad. Creo que estamos entrando en una generación que tiene la posibilidad de simplificar las cosas, desde comprar las cosas del super por internet hasta enterándote una noticia por twitter y no la tele o diario. Aparte se nota como eso refleja en nuestros gustos que cambiaron hacia lo minimalista que esta de moda. Ya nos parece feo lo cargado de cosas como se utilizaba en los 90 por ejemplo.

    Muy bueno la verdad Anibal

Comunicación
@cesanz

Muchacho que hace cosas en Internet.

Más sobre Comunicación

sissi-bici

Cómo no dejé mi trabajo para viajar

Cesar5 octubre, 2016
Rogue-One-Star-Wars-clip

Rogue One: Una historia de Star Wars – Celebration Clip

Cesar15 julio, 2016
granjas-verticales-interior

Seis tecnologías que cambian el futuro de los alimentos

Cesar2 julio, 2016
New @KelloggsNYC cereal cafe offers dishes featuring Kellogg's cereals combined with unique ingredients, all served with a side of fun. (PRNewsFoto/Kellogg Company)

Se viene el paraíso de los cereales de la mano de Kellogg’s

Cesar30 junio, 2016

Musicmap, el universo musical online

Cesar8 junio, 2016
hombre-interesante

Evitemos el narcisismo conversacional

Cesar18 mayo, 2016

Sobre el sitio:

11 años online creando contenido y conversando sobre cultura digital, comunicación, internet y nuevos medios.

Facebook

Copyleft 2016